Río Negro

Es a finales de los noventa cuando la Familia Fuentes decide crear las Bodegas Río Negro, haciendo realidad su ilusión de elaborar uno de los vinos más particulares de nuestro país en la finca de 600 hectáreas de su propiedad, recuperando así la tradición vitivinícola de la zona, ya que durante siglos el pueblo donde se ubica la finca vivió de la viticultura.

El área técnica está dirigida por el enólogo e investigador Juan Mariano Cabellos, responsable desde el inicio del proyecto, de todo lo relativo al viñedo y la bodega.

La finca está situada en Cogolludo, provincia de Guadalajara, en las estribaciones de
la Sierra de Ayllón, junto a los pueblos de la Arquitectura Negra. Cuenta con 42 hectáreas
de viñedos situados a 1000 metros de altitud, desafiando los límites tradicionales de cultivo
y rodeados de bosques de robles, encinas, pinares y monte bajo.

La distancia de este pago a cualquier otra denominación de origen, un “terroir” único a esta altitud tan inusual, sumados a la más avanzada tecnología y la obsesión del equipo
por conseguir la máxima calidad en el viñedo y en la bodega, permiten lograr unos vinos excepcionales de características organolépticas únicas.

Están caracterizados por tener una alta intensidad de color y un aroma intenso, profundo, complejo. En cuanto a la boca se tratan de vinos potentes, muy expresivos, con sensaciones táctiles marcadas por su notable cuerpo. Son robustos, carnosos y con una alta duración y persistencia en el regusto.